jueces y reclamaciones de tráfico

La conciencia global que las aseguradoras se encargan de generar.

Últimamente nos encontramos con numerosas sentencias dándole la razón al sector asegurador, de ahí a que nos hagamos esta pregunta a cerca de la postura de los jueces ante las reclamaciones de tráfico.

La clave de este cambio de mentalidad de los jueces se puede estar produciendo por tres motivos:

  1. Las aseguradoras se han encargado de crear conciencia global a través de los medios de comunicación, congresos y artículos de opinión, de la supuesta existencia de fraude generalizado, extrapolando esta idea a todos los que intervienen en el sistema de resarcimiento indemnizatorio de la víctima: desde el médico de urgencias hasta el juez pasando por peritos, tramitadores y abogados.
  2. Trasladan esa misma idea a nivel particular, caso por caso, mediante la machacona alegación de levedad en el impacto y aportación en juicio de los informes de peritos biomecánicos donde, según indican, en accidentes con escasos daños en los vehículos es imposible que se generen lesiones.
  3. Han promovido al gobierno la regulación de un sistema indemnizatorio muy complejo e interpretativo, dificultando con ello la labor de resarcir justamente las consecuencias lesivas de los accidentes de tráfico.
  4. Han dado órdenes a sus letrados para presentar una férrea oposición en juicio aún cuando solo se discute la cuantía, evitando a toda costa el acuerdo y convirtiendo las vistas en actos largos y tediosos para los jueces donde el enjuiciado ya no es la aseguradora o el causante del siniestro, sino el propio lesionado. De esta manera se traslada la causa a la determinación de si el lesionado miente o no miente y de si su intención es únicamente la de aprovecharse de la pobre aseguradora y de la administración de justicia…

Con toda esta mezcla explosiva están consiguiendo que los jueces terminen por decantarse por las tesis aseguradoras, a veces incluso condenando a la víctima en costas procesales.

Desde ADEVI pretendemos demostrar:

  • Que el verdadero fraude se encuentra en los talleres concertados por las aseguradoras con la finalidad de minimizar el coste de reparación para, entre otras cosas, apoyar los informes biomecánicos que en base a los daños de los vehículos niegan que se produzcan lesiones.
  • Control del sistema médico mediante la creación de un convenio con clínicas privadas que esta consiguiendo:
    – Reducir el tiempo de tratamiento para evitar el pago de los días de sanidad.
    – Presionar para que los centros den el alta sin secuelas o con el menor número de ellas posible.
    – Impedir que los centros realicen pruebas médicas complementarias que justifiquen la realidad lesional.
  • Control del sistema procesal para ganar ventaja ante la víctima:
    – Ocultando sus informes PERICIALES iniciales los cuales son retocados y aportados al juzgado una vez se les presentan los informes de la víctima.
    – Consiguiendo tener la última palabra al permitírseles la exploración del lesionado en fase judicial pese a haberle desentendido de éste en la fase previa.
    – Permitiéndosele la aportación de dictámenes PERICIALES de manera extemporánea sin justificar la no aportación de estas en el plazo fijado por la ley.

¿Qué opinas de este cambio de mentalidad que ya se han encargado de globalizar las compañías aseguradoras?

Manuel Temboury | Presidente de ADEVI

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies